Station / Estación # 92: Barranca Del Muerto

Barranca Del Muerto translates as ‘Ravine of the Dead.’

The name comes from a ravine that used to exist in the area where corpses were reportedly thrown during the years of the Mexican Revolution.

The station symbol of two eagles apparently is due to the presence of eagles in the area at this time, attracted by decomposing cadavers.

Moving on to more pleasant themes, Spring has certainly arrived to Mexico City and purple-flowered Jacaranda trees are in blossom all over the city.

The fringes of cobbled streets to the east of the station are no exception.

In the area there are also a number of stately homes hidden behind imposing fences and even at least one hacienda – ‘La Rosaleda’.

A security guard told me it is one of the few haciendas that still remain within Mexico’s Federal District.

I walked through Plateros Park and was looping back to the station thinking that a human element to the visit was lacking.

It was then that I heard what I am only (far) too accustomed to hearing – the ubiquitous  ‘güero!’.

(I’m thinking of changing my name to make it that little bit more personal)

Beck knows what it’s like.

I swung around to see the combination of an exhausted man sitting on the pavement with his bundle.

After the obligatory acquainting period and some chat (broom-making, gardening, antique cars) we got down to the serious business of the photo shoot and an all too willing participant Juan was.  He came right back to exuberant life.

Standard shot – a man and his bundle.

Sans shirt for the muscle shot.

Hoisted to the shoulder – working man in motion.

With that done and dusted it was back to the station and a violin solo drew the curtains on the visit to Barranca Del Muerto.

El nombre Barranca Del Muerto viene de una barranca que solía existir en el área.  Durante los años de la revolución mexicana se dice que se tiraron cadáveres a esta barranca.

El logotipo de la estación, dos águilas, es aparentamente debido a la presencia de aguilas en el área durante esta epoca, atraidas por los cadáveres podridos.

Cambiando el tema a algo un poco más agradable, sin duda la primavera ha llegado a la Ciudad de México y hay árboles de jacarandá con flores morados floreciendo por todos lados de la ciudad.

Las orillas de calles adoquinadas al este de la estación no son una excepción.

Por el área hay varias casas solariegas escondidas atras de cercas imponentes y también por lo menos una hacienda – ‘La Rosaleda’.

Un guardia de seguridad me dijo que es una de las pocas que todavia existen dentro del Distrito Federal.

Caminé por el parque plateros y estaba volviendo a la estación mientras pensaba que la visita carecía de un elemento humano.

Fue entonces que escuché lo qué estoy más que acostumbrado a escuchar – el ubicuo ‘güero!’.

(Estoy pensando de cambiarme el nombre para hacerlo un poquito más personal.)

Me giré la cabeza para ver un hombre agotado, sentado en la acera con su fajo.

Después del periodo obligatorio de conocernos un poco y algo de conversación ( cómo se hace escobas, jardinería, carros antiguos) empezamos el negocio serio de una sesión fotográfica.  Juan era un participante muy dispuesto.  Volvió por completo a la vida exuberante.

Foto estandar – un hombre y su fajo.

Sin camisa para enseñar los músculos y fuerza.

Subido al hombre – hombre trabajador en movimiento.

Con eso hecho fui de vuelta a la estación y un solo de violín señalo el fin de la visita a Barranca Del Muerto.

Advertisements

Station / Estación # 91: Normal

‘Era un jueves, un día gris, amenezaba lluvia.  Yo era uno más de los millares de jovenes mexicanos que habían aprendido a vivir con miedo a un aparato estatal que repremía, detenía, torturaba, desaparecía, asesinaba.’

PACO IGNACIO TAIBO II, Escritor


Einstein dijo ‘locura es hacer lo mismo una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes.’

Goethe dijo ‘La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada de diferente forma.’

Hoy decidi ir al otro fin del espectro para averiguar qué es ser Normal. (A propósito qué nombre estupendo!  Vencido solamente por Camarones en la competencia de mejor nombre de una estación, creo)

La primera cosa que necesitas saber y la primera cosa que yo aprendi al salir de la estación es que en las cercanías de la estación, menos de tres años después de la atrocidad de Tlatelolco, ocurrió otra supresión violenta de una protesta estudantil.

La masacre de Corpus Christi – otro día obscuro en la historia moderna de México.

Hay un monumento conmemorativo rojo y brillante inmediatamente afuera de una de las salidas de la estación y una exposición pequeña dentro de la misma estación.

¿Pero, qué es la cara de Normal hoy?

Bueno, para mí, la visita fue un poco así.

Gorditas dulces y calientitas – en la parilla, en mis manos, masticar, ingerir, satisfacción.

Por supuesto, conocer a la gente buena de la Ciudad de México es la mejor cosa de este proyecto.

Los cuatro caballeros que conoci me recibieron con los abrazos abiertos.  Un trago en la calle, contar unas batallitas – un elixir por el espíritu, un tónico por la alma.

Tiempos compartidos son tiempos buenos.

Humanidad – como siempre y siempre será, más que nos une, menos que nos divide.

Al seguir me arodillé para ver un perrito ojo a peludo oscurecimiento de ojo.

Un carrito encadenado a un árbol.  No muy normal.

Damas gemelas haciendo una llamada en un telefone público en una esquina de la calle.  No es algo que ves todos los dias.

Color y acción en y alrededor del focal skate park. Tampoco algo ordinario.

Así, creo que estarás de acuerdo, Normal es cualquier cosa aparte de…..

‘It was a Thursday, a grey day, rain threatened.  I was one of the thousands of young Mexicans who had learned to live with fear of a state apparatus that repressed, detained, tortured, caused disappearances, murdered.’

PACO IGNACIO TAIBO II, Writer

Einstein said ‘Insanity is doing the same thing, over and over again, but expecting different results.’

Goethe said ‘Madness, sometimes, is nothing but reason presented in a different form.’

Today I decided to go to the other end of the spectrum and find out what it is to be Normal.  (By the way what a stupendous station name!  Runner-up to Camarones in best station name I think)

The first thing you need to know and the first thing that I learnt upon exiting the station is that in close vicinity of the station, less than 3 years after the atrocity of Tlatelolco, another violent suppression of a student protest occurred.

The Corpus Christi Massacre – another dark day in Mexico’s modern history.

There is a large, bright red commemorative monument immediately outside one of the station’s exits and a small exhibition within the station itself.

But, what is the face of Normal today?

Well, for me, the visit went a little like this.

Sweet and warm ‘gorditas’ – on the hotplate, in my hands, chew, ingest, satisfaction.

Of course, meeting the good folk of Mexico City is the true highlight of this project.

The four chaps I met embraced my presence and I theirs.  A swig in the street, spin a yarn – an elixir for the spirit, a tonic for the soul.

Shared times are good times.

Humanity – always and ever,  more that unites, less that divides.

Moving on I knelt down to meet a canine eye to shaggy obfuscation of eye.

A trolley chained to a tree.  Not so normal.

Twin ladies making a public telephone call on a street corner.  Not something you see every day.

Swirls of colour and action in and around the focal skate park. Hardly run of the mill.

So, I think you’ll agree, Normal is anything but.

Station / Estación # 90: Ferrería

Just in the last post for the station Niños Heroes I mentioned the claim of the cantina La Ribera to have the best ‘cabrito’ (young goat/kid) in Mexico.

In the MCM Project visit to Ferrería, which features a cow head as its logo, I made closer acquaintance with the creature in question.

‘Can I take a photo?’

The proprietor, broadly grinning, came over to my side of the pavement – ‘mil pesos’.

Haha, yeah right.  Good joke, one thousand pesos for a photo!

Actually turns out that the photo is gratis but  if I want to take the entire mini-beast home and put my epicurean self to the test in the pursuit of ‘cabrito’ excellence (best cabrito in ……) then that’s what it’ll cost – mil pesos.

I continued on and into the market ‘el novillo de oro’ (young bull of gold).

Not long after, in the MCM Project’s great new tradition (starting now) of proud proprietors holding deadstock trophy-like ( livestock deceased, it follows right?  If not consider it coined!) it was yellow-skinned chickens held aloft.

Apparently (so I was told) it’s sunflower seeds in the diet that give them the yellow skin.

Further on gargantuan ‘La Arena Ciudad de México’ looms large.

For the first time in Mexico City I came across squash courts.

Street art conveys social and environmental messages.

Quote from German psychologist Erich Fromm ‘The act of disobedience, as an act of freedom, is the beginning of reason.’ accompanies the image of a young girl shaking down an authority figure.

This old pearl of wisdom is there too.

Onto the centre of Azcapotzalco, one of the Federal District’s 16 municipalities, where hordes of hula-hoopers, jugglers and the like were out in force.

To complete the visit: sage advice on a truck mudflap – ‘Don’t drive drunk’, more murals of Mexican history and ecclesiastical quaintness.

Justo en la ultima entrada por la estación Niños Heroes mencioné la afirmación de la cantina La Ribera  de tener ‘el mejor cabrito de México.’

En la visita del MCM Project a Ferrería, que tiene la cabeza de una vaca como su logo, conoci de muy cerca esta misma animal.

‘¿Puedo tomar una foto?’

El propietario, con una sonrisa tremenda, vino a mi lado de la acera y dijo ‘mil pesos’.

Jaja, sí, sí.  Muy chistoso, mil pesos por una foto!

Actualmente resulta que la foto es gratis pero si quiero llevar esta mini-bestia entera a casa para poner mi epicúreo mismo a una  prueba en la busqueda de excelencia de cabrito (Mejor cabrito de ….) eso es el precio que tendré que pagar – mil pesos.

Continué por el camino y entré al mercado ‘el novillo de oro’.

Un ratito después, en la gran tradición nueva del MCM Project (empezando ahora) de propietarios orgullosos con sus productos (animales muertas) en la mano, fue pollos con la piel amarilla levantados en al aire.

Aparentamente (así me dijeron) es una dieta de semillas de la flor de girasol que les da su piel amarilla.

Un poco más lejos la colosal ‘Arena de la Ciudad de México’ aparece.

Por la primera vez en la Ciudad de México vi un centro de squash.

El arte callejero transmite mensajes sociales y medio ambientales.

Cita de psicólogo alemán Erich Fromm ‘El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razon’ acompaña la imagen de una niña pequeña registrando a una figura de autoridad.

Este joya vieja de sabiduría también está.

Segui al centro de Azcapotzalco, una de las 16 delegaciones del Distrito Federal, donde multitudes de jovenes practicaban con hula-hoops, hacian malabarismos y mostraban varios otros talentos del circo.

Para terminar la visita: consejo sabio en un camión – ‘No manejes pedo’, más murales de la historia mexicana y lo pintoresco eclesiástico.