Station / Estación # 121: Tacuba

In the wake of treading through the boneyards and beyond of Panteones on Saturday afternoon I felt I still had adequate kindling in my energy reserves to spark another visit so I zipped one stop down the line to Tacuba to make it a dual visit day.

One spark and see where it spreads; a wildfire, burning and engulfing flames, fanned by the dualistic crucial components.

Still on the interior of the station a series of paintings from Mexico City painter Rich Arnauda entitled ‘NANTLI’, which means mother in Nahuatl, flared up the visit.

Then outside wandering through I stopped to chat to Ernesto, working away at the collection of recyclable plastic bottles – yield just over five pesos (40c) a kilo.

The ‘Inspector de Culitos’ (Arse Inspector) opposite goes on with his work too – static insatiable travail.

Charros Condenados Frijoles.  Condemned Mexican Horsemen Beans.

Fancy a can?

I felt my energy waning a little so I slid into the cantina ‘El Arsenal del Ferrol’ to rest a while and revel in the bar kicks and tall tales of a suburban dive.

I emerged renewed and contented.

Imagine not being able to afford your water bill only to have your dignity further kicked into subterranean shame by bold yellow stickers pronouncing it to the world.

Further on there was a blend of tea available for whatever ails you.  Cure all your ills.

I opted for some chocolate instead.

After sidling past an image of Che, epitome of the new man, I came across my old friend who not only resembles old Ernesto but espouses similar politics as well.

Look familiar?  Well, to me – yes!

My revolutionay artisan friend from the Cuitlahuac visit a few months again made a sequel cameo ably supported by a new wingman.

Finally I bade my farewell and shuffled off with some new crafts (purchased and gifted) in the hand,  beer in the belly, joy in the mind, weariness in the bones and two more stations under the belt.

Después de pisar los cementerios y más de Panteones el sábado por la tarde, sentí que todavía tenía astillas suficientes en mis reservas de energía para encender otra visita así que viajé una estación por la linea a Tacuba para hacerlo un día de visita doble.

Una chispa y a ver hasta dónde extiende; un gran incendio, llamas que queman y tragan, abanicadas por las piezas cruciales dualistas.

Todavía en el interior de la estación, una serie de pinturas de un pintor de la Ciudad de México, Rich Arnauda, titulada ‘NANTLI” que significa madre en Nahuatl, llameó la visita.

Entonces afuera paré a hablar con Ernesto, trabajando en la colección de botellas reciclables de plástico – proporcioan un poco más de cinco pesos por kilo.

El ‘Inspector de Culitos’ al opuesto continua con su trabajo también – inmóvil, insaciable.

Charros Condenados Frijoles.

¿Quieres una lata?

Sentí que mis niveles de energía estaban menguando un poco así que entré a la cantina ‘El Arsenal del Ferrol’ para descansar un rato y divertirme en el ambiente y chistes de un bar suburbano.

Salí revitalizado y contento.

Imagina no poder pagar tu factura de agua y entonces tener tu dignidad pateada a vergüenza subterránea por pegatinas amarillas y audaces anunciando el hecho al mundo.

Más adelante había una mezcla de té para cualquier cosa que te padece.  Curate de todas tus enfermedades.

Yo opté por un poco de chocolate.

Después de pasar una imágen de Che, ejemplo vivo del hombre nuevo, me encontré con mi viejo amigo que no solamente se parece al viejo Ernesto sino que también apoya una política parecida.

¿Se ve familiar? Bueno, a me – sí!

Mi amigo revolucionario artesano de la visita a Cuitlahuac hace unos meses hizo una aparición secuela apoyado hábilmente por un nuevo amigo.

Por fin me despedí y me fui con artesanía nueva (comprada y regelada) en la mano, chela en la panza, alegría en la mente, cansancio en los huesos y doe estaciones más abajo del cinturón.

Advertisements

Station / Estación # 92: Barranca Del Muerto

Barranca Del Muerto translates as ‘Ravine of the Dead.’

The name comes from a ravine that used to exist in the area where corpses were reportedly thrown during the years of the Mexican Revolution.

The station symbol of two eagles apparently is due to the presence of eagles in the area at this time, attracted by decomposing cadavers.

Moving on to more pleasant themes, Spring has certainly arrived to Mexico City and purple-flowered Jacaranda trees are in blossom all over the city.

The fringes of cobbled streets to the east of the station are no exception.

In the area there are also a number of stately homes hidden behind imposing fences and even at least one hacienda – ‘La Rosaleda’.

A security guard told me it is one of the few haciendas that still remain within Mexico’s Federal District.

I walked through Plateros Park and was looping back to the station thinking that a human element to the visit was lacking.

It was then that I heard what I am only (far) too accustomed to hearing – the ubiquitous  ‘güero!’.

(I’m thinking of changing my name to make it that little bit more personal)

Beck knows what it’s like.

I swung around to see the combination of an exhausted man sitting on the pavement with his bundle.

After the obligatory acquainting period and some chat (broom-making, gardening, antique cars) we got down to the serious business of the photo shoot and an all too willing participant Juan was.  He came right back to exuberant life.

Standard shot – a man and his bundle.

Sans shirt for the muscle shot.

Hoisted to the shoulder – working man in motion.

With that done and dusted it was back to the station and a violin solo drew the curtains on the visit to Barranca Del Muerto.

El nombre Barranca Del Muerto viene de una barranca que solía existir en el área.  Durante los años de la revolución mexicana se dice que se tiraron cadáveres a esta barranca.

El logotipo de la estación, dos águilas, es aparentamente debido a la presencia de aguilas en el área durante esta epoca, atraidas por los cadáveres podridos.

Cambiando el tema a algo un poco más agradable, sin duda la primavera ha llegado a la Ciudad de México y hay árboles de jacarandá con flores morados floreciendo por todos lados de la ciudad.

Las orillas de calles adoquinadas al este de la estación no son una excepción.

Por el área hay varias casas solariegas escondidas atras de cercas imponentes y también por lo menos una hacienda – ‘La Rosaleda’.

Un guardia de seguridad me dijo que es una de las pocas que todavia existen dentro del Distrito Federal.

Caminé por el parque plateros y estaba volviendo a la estación mientras pensaba que la visita carecía de un elemento humano.

Fue entonces que escuché lo qué estoy más que acostumbrado a escuchar – el ubicuo ‘güero!’.

(Estoy pensando de cambiarme el nombre para hacerlo un poquito más personal.)

Me giré la cabeza para ver un hombre agotado, sentado en la acera con su fajo.

Después del periodo obligatorio de conocernos un poco y algo de conversación ( cómo se hace escobas, jardinería, carros antiguos) empezamos el negocio serio de una sesión fotográfica.  Juan era un participante muy dispuesto.  Volvió por completo a la vida exuberante.

Foto estandar – un hombre y su fajo.

Sin camisa para enseñar los músculos y fuerza.

Subido al hombre – hombre trabajador en movimiento.

Con eso hecho fui de vuelta a la estación y un solo de violín señalo el fin de la visita a Barranca Del Muerto.

Station / Estación # 75: San Antonio

La linea naranja es la linea más profunda del sistema del metro en la Ciudad de México.  Por lo tanto subir al aire fresco desde los espacios subterráneos usualmente implica andar mucho tiempo lentamente en 2 o 3 escaleras mecánicas.

Hoy, sin embargo, decidi dar los componentes aórticos y ventriculares de mi plexo anatómico una prueba y así corri por las escaleras colosales para salir a la superficie con un vigor oxigenado para empezar la segunda mitad del MCM Project.

Parece que los mejores jugadores de Pelota Vasca (frontón) en el DF juegan en ‘Parque San Antonio’ al lado de la estación.

Unos de estos tipos juegan seriamente bien y son bien serios sobre su deporte también.  No fui el único que tenía el corazón con un latido rapido!

La ciudad de México no es solamente una ciudad de profundidaes sino que de alturas también. Alrededor de la estación si te estiras el cuello se presentará a tu percepción ocular ‘el segundo piso’ de la red de caminos de la Ciudad de México.

Ve el video por un tur virtual tomado del altamente recomendado y chistoso documental ‘En el hoyo‘ que se trata de su construcción.

The orange line (Line 7) is the deepest line in the Mexico City Metro System.  So, emerging into the open air from the subterranean confines usually involves two or three long and slow escalator rides.

Today, however, I decided to give the aortic and ventricular components of my anatomical plexus a workout and thus bolted up the towering staircases and so it was that I surfaced to the al fresco surrounds with an oxygenated vigour to start the second half of the MCM Project.

It seems that the best Basque Pelota (Fronton) players in Mexico City hang out in ‘Parque San Antonio’ which adjoins the station.

Some of the guys I saw playing today are seriously good and well serious about their game as well.  I wasn’t the only one with a rapidly beating heart!

Mexico City is not just a city of depths but of heights too!  Around the station a craning of the neck will present your ocular perception with ‘el segundo piso’ (the second floor) of Mexico City’s road network.

Check out the video above for a virtual tour from the highly recommended and funny documentary ‘En el Hoyo‘ (In the pit) about its construction.